Noticias COVID-19 y salud mental



Alertan de posibles suicidios y efectos en la salud mental

Wednesday, 22 de April, 15:42 horas - Fuente: efe.com

Con millones de personas confinadas en casa para combatir el coronavirus, la atención a la salud mental se presenta clave para quien no puede salir a la calle, alertan expertas que apuntan a un posible aumento de suicidios a causa de la emergencia provocada por el coronavirus (COVID-19).

En California hay ya cerca de diez millones de residentes con orden de confinamiento en casa y en Nueva York las autoridades van restringiendo paulatinamente las opciones de movimiento de otros millones más de personas.

Este panorama y el saber que el coronavirus no para de expandirse por los Estados Unidos, donde al mediodía de este jueves se registraban ya cerca de 12.000 casos y más de 150 muertes, según las autoridades locales, está generando estrés, ansiedad y preocupación en la población, reconoce la psicóloga Nydia Capass.

"Es por esto que es importante cuidar nuestra salud mental al igual que nuestra salud física durante este proceso", asegura.

Coincide con ella la psicóloga clínica, Alicia Menéndez, a quien le preocupa el posible "aumento en las tasas de suicidio debido a los problemas económicas que ya están surgiendo", como es el caso de las personas que dependen del día a día para llevar el sustento a casa.

Para esta especialista y exdirectora de la Comisión para la Prevención del Suicidio de Puerto Rico, los problemas de salud mental ya existentes en la sociedad son otro factor para un posible aumento en las tasas de suicidio.

"En las personas con problemas emocionales, es tanto el temor a morir que puede llevar a controlarlos y terminar en un acto como este", asegura.

Menéndez detalla como otras complicaciones potenciales enfermedades tales como los "trastornos de ansiedad generalizados, ataques de pánico y hasta obsesiones con la limpieza".

Para no afrontar solos todo los contratiempos actuales y futuros que surjan por la crisis del coronavirus, Capass, quien dirige el programa de Psicología del Cuidado Primario de Ponce Health Sciences University, enfatiza en la necesidad de relacionarnos. Se trata de "un aislamiento físico, pero no emocional", dice.

"Es por esto que es importante cuidar nuestra salud mental al igual que nuestra salud física durante este proceso", asegura.

Esta experta, quien también debe trabajar desde su hogar en Puerto Rico tras el toque de queda impuesto por el Gobierno local en respuesta al COVID-19, dice que más allá de la "incertidumbre y preocupación" lógicas de estas situaciones hay que estar pendientes y cuidar la salud mental durante esta emergencia.

FILTRA LA INFORMACIÓN QUE RECIBES

"No afectes la calidad de tu día", recomienda Cappass. "Se selectivo con la información y con el tiempo que vas a estar pendiente a noticias y redes sociales." Escoger una fuente confiable para mantenerse informado es más recomendable que conectarse con demasiadas fuentes de información ya que "esto nos puede sobrecargar y aumentar nuestros niveles de ansiedad."

MANTÉN EL CONTACTO EMOCIONAL

"Es importante tener un sentido de que estás todavía conectado". Según Cappass, en algunos estados se puede tener esa capacidad, pero en una cuarentena las personas "no van a poder estar en contacto con muchas personas queridas".

Este es el caso de los abuelos, por lo que Cappass recomienda que el aislamiento no sea total.

"Es un aislamiento físico pero no emocional. Aunque no podamos estar físicamente juntos, la tecnología nos permite mantenernos conectados. El apoyo de nuestros seres queridos puede ser clave para mantenernos tranquilos", indica.

ESTABLEZCA RUTINAS Y MANEJE EL ESTRÉS

Una de las situaciones que provoca una cuarentena son los cambios en las rutinas.

Las rutinas son importantes para mantener nuestra salud mental. En estos cambios hay que preguntarse ¿cómo voy a formar una nueva rutina? ¿qué voy a hacer mañana?.

Para Cappass, "estar en las casas nos puede poner sedentarios". Una estructura que incluya alimentación, actividad física y que "nos ayude a concentrarnos en el momento presente es ideal".

Utilice métodos para manejar el estrés que le hayan ayudado en el pasado. Ejercicio, yoga, escuchar música y hacer rompecabezas son algunos ejemplos de métodos que se utilizan para el estrés.

"Recuerde qué actividades saludables le han ayudado a relajarse en el pasado y póngalo en práctica por lo menos una vez al día," dice Cappass.

PRESTE ATENCIÓN A LOS NIÑOS

Estar en las casas, bajo la emergencia del COVID-19 provoca ansiedad en los niños.

"La regla numero uno es ir contestando según pregunten. No mentirles, decirles las cosas de forma concreta", recomienda. "Estamos todos en nuestras casas porque es importante que no nos enfermemos. Las maestros están haciendo lo mismo y los amiguitos".

Cappass destaca que cada persona debe encontrar lo que le gusta hacer y que le ha ayudado para manejar ansiedad.

"Parte de lo que complica esta situación es que, como este virus es nuevo, hay mucha información que no tenemos y como no se tiene tanta certeza de todo, eso causa ansiedad".

Sin embargo, la psicóloga señala que según se vaya conociendo más información el efecto de "la ansiedad en las personas va a cambiar".


Los riesgos del aislamiento social

Wednesday, 22 de April, 15:45 horas - Fuente: apa.org

"Existe evidencia sólida de que el aislamiento social y la soledad aumentan significativamente el riesgo de mortalidad prematura, y la magnitud del riesgo excede la de muchos indicadores de salud principales", dice HoltLunstad.

En un esfuerzo por detener tales riesgos para la salud, se han lanzado campañas en Australia y coaliciones para reducir el aislamiento social y la soledad, el nivel percibido de aislamiento social de un individuo en Australia, Dinamarca y el Reino Unido. Estos programas nacionales reúnen a expertos en investigación, agencias gubernamentales y sin fines de lucro, grupos comunitarios y voluntarios calificados para crear conciencia sobre la soledad y abordar el aislamiento social a través de intervenciones y defensa basadas en evidencia.

Pero, ¿está realmente aumentando la soledad, o es una condición que los humanos siempre han experimentado en varios momentos de la vida? En otras palabras, ¿nos estamos volviendo más solitarios o simplemente más inclinados a reconocer y hablar sobre el problema?

Estas son preguntas difíciles de responder porque los datos históricos sobre la soledad son escasos. Aún así, algunas investigaciones sugieren que el aislamiento social está aumentando, por lo que la soledad también puede serlo, dice Holt-Lunstad. Los datos más recientes del censo de EE. UU., Por ejemplo, muestran que más de una cuarta parte de la población vive sola, la tasa más alta jamás registrada. Además, más de la mitad de la población no está casada, y las tasas de matrimonio y el número de hijos por hogar han disminuido desde el censo anterior. Las tasas de voluntariado también han disminuido , según una investigación del Do Good Institute de la Universidad de Maryland, y un porcentaje cada vez mayor de estadounidenses informa que no tiene afiliación religiosa.—Sugestivos descensos en los tipos de conexiones religiosas y otras conexiones institucionales que pueden proporcionar comunidad.

"Independientemente de si la soledad aumenta o se mantiene estable, tenemos muchas pruebas de que una parte importante de la población se ve afectada por ella", dice HoltLunstad. "Estar conectado con los demás socialmente se considera una necesidad humana fundamental, crucial tanto para el bienestar como para la supervivencia".

Como expertos en cambio de comportamiento, los psicólogos están bien posicionados para ayudar a la nación a combatir la soledad. A través de su trabajo de investigación y políticas públicas, muchos psicólogos han estado proporcionando datos y recomendaciones detalladas para promover la conexión social como una prioridad de salud pública de los EE. UU. Tanto a nivel social como individual.

"Con el envejecimiento de la población, solo se anticipa que los efectos de la soledad en la salud pública aumenten", dice Holt-Lunstad. "El desafío que enfrentamos ahora es descubrir qué se puede hacer al respecto".


El aislamiento social del coronavirus puede aumentar el riesgo de suicidio

Wednesday, 22 de April, 15:47 horas - Fuente: aarp.org

La pandemia del coronavirus ha afectado casi todos los aspectos de la vida de las personas, y esto incluye la salud mental. Según un nuevo artículo publicado en la revista JAMA Psychiatry (en inglés), el riesgo de suicidarse podría aumentar en Estados Unidos durante la pandemia, a medida que la gente se enfrenta cada vez más a retos monetarios, aislamiento social, menor acceso a apoyo comunitario y religioso, y otros trastornos diarios.

Los autores del artículo mencionan que los adultos mayores en especial podrían correr el riesgo de suicidio, quizás debido a que son más propensos a tener enfermedades para las que no están recibiendo tratamiento adecuado o que empeoraron durante la crisis. Se ha demostrado en estudios que una variedad de problemas de salud, entre ellos cáncer, dolor crónico y demencia, “causan un 50% de los suicidios entre los adultos de 65 años o más”, dice el autor principal del artículo, Mark A. Reger, jefe de Servicios de Psicología en VA Puget Sound Health Care System y profesor adjunto de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Facultad de Medicina de University of Washington en Seattle.

Si bien no se sabe si haberse contagiado con el coronavirus es un factor de riesgo para el suicidio entre los adultos mayores, el personal de atención médica y las familias deberían “permanecer atentos”, en particular “si tenemos en cuenta las investigaciones anteriores sobre la asociación entre los problemas de salud y el suicidio”, afirma Reger.


Alertan preocupante aumento de consumo de alcohol durante cuarentena

Wednesday, 22 de April, 15:48 horas - Fuente: radioagricultura.cl

No hay duda que por estos días el consumo de alcohol en la población ha aumentado, no sólo en Chile, sino a nivel mundial. Expertos indican que la angustia, la incertidumbre, el aislamiento social y las preocupaciones de un futuro laboral complejo aumentan la necesidad de beber para evadir la realidad, bajando los niveles de estrés que provoca el hecho de vivir una pandemia.

“El alcohol es un depresor del sistema nervioso, por lo que su efecto es vivido como una anestesia que genera una sensación de mayor relajo. El encierro impacta el funcionamiento de las personas en general, porque representa un proceso adaptativo mayor, lo que implica estrés y un esperable aumento de la ansiedad”, explicó Catalina Marowski Aguayo, psicóloga clínica de Viña del Mar.

Si bien no existen datos oficiales al día de hoy, el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol comenzó una campaña en donde entrega recomendaciones para evitar la ingesta de alcohol y otras drogas durante la cuarentena.

Carlos Charme, director nacional del SENDA, señala que “el 43,3% de personas dicen haber consumido alcohol el último mes. Además, uno de cada cinco consumidores de la última semana, se embriaga, es decir toma más de cuatro tragos, en el caso de las mujeres y cinco en el caso de los hombres. Si esas cifras ya nos preocupaban, más aún nos preocupa lo que hemos visto: Largas filas en las botillerías, tal como si el alcohol fuese un elemento necesario, cuando no lo es”.

La psicóloga Marowski nos advierte de la inquietud generalizada entre los profesionales de la salud mental tanto del sector público como privado, en relación a lo que ocurre en Europa. “Existen estudios de lo que pasa en Italia y España, por ejemplo, que primero está la curva del Coronavirus, pero después podría venir otra pandemia que es la de la salud mental, en donde está la violencia intrafamiliar, la depresión, el consumo de sustancias, no solo de alcohol”, indicó.

Pese a esto, la profesional es optimista en este sentido ya que “pareciera ser que nosotros todavía estamos a tiempo de hacer cosas para prevenir un estallido en patologías de salud mental post pandemia. La prevención es fundamental”.

En este sentido, agrega hay que poner atención a algunos indicios como si “notas que la última vez consumiste una mayor cantidad a lo habitual; estás aumentando la frecuencia del consumo (no la cantidad); notas que estás mentalizando con mayor frecuencia consumir alcohol; mientes u ocultas la estadística real de tu consumo”.

Para algunos, la manera de prevenir debiera ser más estricta. Es el caso de la diputada Ximena Ossandon, quién el pasado jueves solicitó al Gobierno que imponga Ley Seca en todo el país, por considerar que no es un producto de primera necesidad y que aumenta los síntomas de depresión y ansiedad. En su cuenta de Twitter la parlamentaria escribió: “No me vengan con la idea de que el alcohol es un distractor social durante el encierro. Es una droga que provoca daños irreparables, que afecta a terceros, que aumenta la violencia”.



| Desarrollado por Infomagica.cl ©2020 | Contacto | Blog |